Criptomonedas

Top Criptomonedas Con Más Futuro en 2020

By abril 1, 2020septiembre 11th, 2020No Comments

En este post haremos una pequeña introducción de las criptomonedas más interesantes a nuestros ojos. También haremos un resumen de en qué consiste cada proyecto y de su viabilidad de cara al futuro. Lo iremos actualizando conforme la situación cambie, esperamos que podáis disfrutar del contenido tanto como lo hemos hecho nosotros creándolo. Una vez dicho esto, vamos a por ello…

Top criptomonedas con más futuro este 2020

Bitcoin (BTC)

¿Cómo empezar hablando de Bitcoin? Pues decir que es la Moneda Madre, la primera, la primigenia, el hijo pródigo, de la que salieron los demás proyectos. Con Bitcoin se lanzó la tecnología Blockchain al mundo. Así que para hablar de Bitcoin hablaríamos esencialmente de blockchain y poco más.

No es que más allá de Blockchain se esté promoviendo algún proyecto concreto especializado en esta moneda. Lo que sí que hay que decir es que es la más importante, porque es el centro de intercambio y el valor refugio para salir de operaciones en otras divisas. Aunque haya otras monedas con una red propia, Bitcoin es, y es probable que siga siendo, la más utilizada para este aspecto.

Todos los expertos aconsejan que nuestra inversión en Bitcoin sea al menos el 60% del capital y que luego distribuyamos el 40% restante entre las otras alternativas. De las denominadas AltCoins, las alternativas a Bitcoin, hablaremos en sus respectivos apartados.

 

Ethereum (ETH)

Ethereum es considerada la segunda moneda más grande, después de Bitcoin. Está especializada en aplicaciones descentralizadas y smart-contracts.

Un smart-contract activo en una red blockhain actúa como un programa autónomo capaz de ejecutarse por sí mismo cuando se dan una serie de condiciones. En la red Blockchain, estos contratos inteligentes permiten que su código se ejecute sin contratiempos, sin censura, sin fraude y sin la interferencia de terceras partes. Facilitan el intercambio de dinero, contenido, propiedad o cualquier cosa de valor.

También decir que Ethereum cuenta con su propia red, por lo que puede ejercer de valor de intercambio para pasar de unas criptomonedas a otras y tiene wallet propia, igual que Bitcoin. Decir que su red es, por el momento, la más eficiente y la que menos comisiones cobra a la hora de hacer transferencias, sobre todo de poco tamaño.

Últimamente está sobre la mesa la implementación de ETH 2.0 o Serenity, lo cual tendrá un impacto enorme en la Blockchain de ETH. No solo se pasará de un sistema PoW a uno PoS, sino que la creación de canales off-chain permitirá escalar muchísimo la capacidad de la red y descongestionará la red principal.

Tiene mucho potencial de cara al futuro. Marcará la diferencia a lo largo de 2021. Desde luego desde ParaCriptos creemos que esta es una de las criptomonedas con más futuro, sin lugar a dudas.

 

Ripple (XRP)

Le toca a la oveja negra. Esta moneda tiene un proyecto bastante criticado por parte de la comunidad más conservadora de las criptomonedas (por irónico que suene), ya que la idea es facilitar la supervivencia de los bancos y sistemas más tradicionales proporcionando su tecnología xRappid para agilizar y abaratar de forma brutal las transacciones de grandes fondos, incluso de forma internacional.

Todo eso, por supuesto, utilizando el ecosistema y la plataforma de Ripple, cuyo token es XRP. Así que obligaría a los bancos a convertir el dinero fiat a XRP para utilizar sus servicios. Ésto va en contradicción con los supuestos valores “anti-sistema” que tienen la tecnología y la comunidad blockchain. Ya que XRP es una moneda centralizada y además su proyecto se basa en dar facilidades a los bancos en lugar de dejar que se hundan. Han elegido ser el puente entre ambos sistemas.

Desde un punto de vista radical, son muy malos y hay que odiarlos. Pero aquí venimos a invertir, y su proyecto es tremendamente sólido y xRappid ha superado las expectativas más altas que cualquiera pudiera tener acerca de su eficiencia; por lo que XRP es una de las mejores apuestas posibles a la hora de invertir en una Altcoin.

 

Dash (DASH)

Dash (DASH) se describe a sí mismo como efectivo digital que tiene como objetivo ofrecer libertad financiera para todo el mundo, con pagos rápidos, fáciles, seguros y con tarifas cercanas a cero.

Creado para el uso cotidiano, Dash tiene como objetivo proporcionar una solución de pagos totalmente descentralizada. Los usuarios pueden comprar productos en miles de comerciantes e intercambiarlos en las principales exchanges e intermediarios de todo el mundo.

DASH ha logrado crear una red de masternodos incentivados que se administran de forma descentralizada, sus pagos tienen privacidad opcional y se pueden liquidar al instante.

Lo realmente atractivo de este proyecto es el beneficio que se puede generar en sus masternodos, que últimamente están atrayendo las miradas de cada vez más inversores.

 

Tron (TRX)

El proyecto de TRON (TRX) apunta a construir el futuro de una Internet verdaderamente descentralizada y un sistema global de entretenimiento de contenido libre que utilice la tecnología blockchain.

El Protocolo TRON representa la arquitectura de un sistema operativo basado en blockchain que podría permitir a los desarrolladores crear contratos inteligentes y aplicaciones descentralizadas, publicar, poseer y almacenar libremente datos y otro contenido.

Según la Fundación TRON, el ecosistema que rodea esta red se especializa en ofrecer escalabilidad masiva y fiabilidad consistente a la hora de procesar un gran volumen de transacciones con rapidez.

TRON está lleno de “peros”, pero también de gran potencial. Para empezar, la Fundación Tron tiene sede en China y su equipo está conformado casi en su totalidad por chinos. Lo cual en sí no sería malo si no fuera por la aversión que hay en China a la privacidad. Es más, es difícil encontrar entre los discursos, declaraciones y demás información sobre el proyecto algún apartado para la privacidad. Dado que, precisamente uno de los objetivos más perseguidos por todos los que apostamos por blockchain en general es su potencial para ser público y privado a la vez, es difícil apostar por un proyecto bastante opaco que viene de un país aún más opaco.

No obstante, esta iniciativa está impulsada por Justin Tsun, apadrinado en los negocios por Jack Ma, que os sonará, sobre todo, por ser el dueño y dirigente de Alibaba, el gigante de las ventas online. Sobre los rumores acerca de su influencia en el gobierno chino podríamos hablar en otro momento. También decir que TRON posee la red más grande de todas las criptomonedas, cosa que ha conseguido gracias a la adquisición de varios proyectos P2P, como BitTorrent. Y la guinda para el final, por el momento, se sabe que Samsung trabaja codo con codo con TRON para implementar wallets en sus smarphones y así dar el salto a la siguiente generación entrando de cabeza en el blockchain y las criptomonedas.

Así que, con sus luces y sus sombras, TRON es una moneda que la mayoría acumula, porque puede ser una de las mejores inversiones disponibles ahora mismo.

 

Stellar (XLM)

Stellar es la hermana idealista de Ripple, comparten inicio y parte de su equipo fundador. Stellar.org, la organización que administra Stellar, también está centralizada y se encarga de gestionar las transacciones, igual que Ripple.

Pero hasta aquí, dado que Stellar.org actúa sin ánimo de lucro y la plataforma en sí de Stellar es una red de código abierto, cuya distribución y propiedad pertenecen a la comunidad. Su objetivo es facilitar las transferencias de valor entre activos a una fracción de un centavo (incluidas las divisas fiat), a la vez que pretende ser un sistema financiero abierto que brinde a los usuarios de todos los niveles adquisitivos acceso a servicios financieros de bajo coste.

Mediante el uso de su token Lumens (XLM), un usuario puede enviar cualquier moneda que posea a cualquier otra persona en una divisa diferente.

Así que, al menos sobre el papel, XLM es tan buena apuesta como XRP.

 

Eos (EOS)

EOS consta de un proyecto ambicioso. A grandes rasgos, su red emula un enormérrimo ordenador, incluida su parte física (cpu, gpu, ram, hardisk, etc), y un sistema operativo (EOSIO) cuyos recursos y potencia son repartidos de forma equitativa entre todos los que posean unidades de la moneda con la que se impulsa dicho sistema: EOS.

Dicho sistema operativo (EOSIO) hace de plataforma para contratos inteligentes y aplicaciones descentralizadas a nivel industrial, con un modelo corporativo descentralizado y autónomo. Así se intenta eliminar las comisiones por transacción a la vez que se alojan millones de transacciones por segundo. Otra de sus particularidades es que su arquitectura blockchain permite escalar la descentralización de sus aplicaciones tanto vertical como horizontalmente.

Al tener una red propia, huelga decir que EOS cuenta con wallet, cuentas, bases de datos y autentificación propios. Además de comunicación y organización asíncrona de sus aplicaciones a través de sus nodos de núcleos de CPUs.

Un poco megalómano. Pero, si sueñas, sueña a lo grande. Y por el momento parece que marcha, por lo que EOS se ha consolidado como uno de los proyectos blockchain favoritos para muchos inversores.

 

Litecoin (LTC)

Litecoin es, en esencia, el hermanito pequeño de Bitcoin. Su estructura y funcionalidad son casi idénticas, pero con unas “pequeñas” variaciones que abren bastantes posibilidades.

Para empezar, su hash utiliza un algoritmo distinto basado en scripts de prueba de trabajo (Prove of Work o PoW) que lo hace más sencillo de minar en tarjetas gráficas o GPUs.

Otra cosa muy importante es que se divide en 100.000.000 de unidades más que cada unidad de Bitcoin. A priori no parece una ventaja, pero esto lo convierte en una alternativa importante para pagos y transacciones de pequeña cuantía. Con la red de Bitcoin estas transacciones resultan mucho más lentas, ineficientes y caras, puesto que Bitcoin está pensado para transacciones de mayor calibre. Así que Litecoin se ha enfocado durante estos años en crear una infraestructura descentralizada de pagos instantáneos y baratos para el usuario de a pie.

 

Cardano (ADA)

Cardano (ADA) es un proyecto cuyo objetivo es crear una red segura, flexible y escalable de forma descentralizada. Es la primera plataforma blockchain que evoluciona a partir de una filosofía científica, con ingenieros y científicos de primer nivel, y una de las primeras en ser construida en el lenguaje de programación Haskell.

Cardano utilizará un sistema de gobierno democrático que permite que el proyecto evolucione con el tiempo y se financie de manera sostenible a través de un sistema de tesorería. Dicen que Cardano busca lograr un “estilo de computación regulada que garantice mayor inclusión financiera, entregando acceso libre a servicios financieros justos para todos”.

La plataforma está enfocada en el lanzamiento de contratos inteligentes, apps descentralizadas (o Dapps), sidechains (blockchains laterales a la blockchain principal), cálculos multiparte y metadata. El equipo que está desarrollando Cardano es liderado por Charles Hoskinson, cofundador de BitShares y Ethereum.

La plataforma funciona sobre un algoritmo de prueba de participación (proof-of-stake) llamado Ouroboros. Este algoritmo determina cómo los nodos individuales llegan a un consenso en relación a la red como un todo. Sus desarrolladores afirman que el nivel de seguridad de Ouroboros es comparable al de la blockchain de Bitcoin. Ouroboros es el primer algoritmo que aprueba la revisión de estado criptográfico en la conferencia Crypto 2017.

Ada se puede guardar en Daedalus, la billetera oficial de Cardano. Está disponible para Windows y Mac con funciones básicas, y se planea un lanzamiento para Linux.

Desde fines de febrero también se puede guardar Ada en la billetera Centra, una billetera cripto con tarjeta de débito multi-blockchain asociada, disponible para iOS, Windows y como web app. Centra permite pagar con cripto en cualquier establecimiento que acepte tarjetas alrededor del mundo. Desde luego, Cardano es una de las candidatas para ser una de las criptomonedas con más futuro y potencial de crecimiento dentro de este top.

 

En general estas son las criptomonedas que representan una inversión relativamente segura de cara al futuro, medio-largo plazo. Sus proyectos o circunstancias son alentadoras y tienen un gran equipo de trabajo detrás. Si se da la situación, añadiremos o quitaremos en función de cómo se desarrollen los acontecimientos.

 

**Hay que decir también que la inversión es un asunto muy personal. Este pequeño top es solo una muestra de todas las monedas que a nuestro entender tienen mayor relevancia. Aquí recogemos unas pocas para que, quien quiera iniciarse, tenga por donde empezar. Profundizar acerca de estos proyectos y monedas a la hora invertir en ellos requerirá de un mayor esfuerzo individual, para que encontremos dónde nos sentimos cómodos invirtiendo. Estar tranquilo es lo más importante.